martes, 3 de noviembre de 2009

Un buen regalo.


Estos son sólo 85 de los 162 libros que Antonio, el portero de la casa de al lado, me ha regalado. Los hay en noruego, catalán, francés, inglés, castellano. Algunos son de primera mano, pero la mayoría tienen rastros de vidas pasadas. Billetes del puente aéreo del 2002, cartas manuscritas de los autores al editor, correcciones a mano de erratas, palabras subrayadas, teléfonos en los márgenes.

Anda una tan feliz que casi se le olvida el dinero que va a tener que invertir en estanterías.

(Chico Buarque - Carolina)

4 comentarios:

JUAN EME dijo...

envidia de librero de viejo te tengo

Ciudadano B dijo...

Y yo, y yo...

Adoro la gente que regala libros usados.

;)

mr.tambourine dijo...

Que va, todavía no he ido a verla, pero está en mi lista a pesar de todo. Ya te contaré.

El nuevo disco de QG me encanta, y ha sido toda una sorpresa porque lo esperaba con bastante escepticismo. Desde hace algún tiempo ese imaginario sembrado de topicazos rockeros que parcialmente gasta (tahúres de Renedo, lady dramas, soñadores que se suben la bragueta bajando por la escalera de incendios y rubias a las que no se les corre el rimel) me mueve bien poco. Pero Daiquiri Blues, además de una producción exquisita, tiene algunos momentos de emoción en vena de los que arañan y te reconcilian con el mejor Quique: el que sabe cantar lo que ha perdido con el grado exacto de ternura y sencillez.

"Habrá sido igual con todos los demás que vinieron detrás / a lavarte el pelo rojo con las manos manchadas de navidad"

(versos favoritos hasta la fecha)

Saludos!

p.D. Con vecinos como los tuyos, quien quiere un chalet en el campo?

Saray dijo...

Mamma mia quien conociese un portero así! el de mi edificio no da ni los buenos días. Ay! estoy verde de envidia, que suerte tener tantos libros para leer :) ¿ya has decidido cuál será el primero que leas?
Para estanterías las Billy del Ikea
al menos para salir del paso porque son baratillas.