lunes, 2 de febrero de 2009

Fotomatón.


Después de los Goya de anoche, me reafirmo como megafán de Leonor Goodwatling, el Lambrusco, y los arañazos de gata.

(Marlango - Pequeño vals)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Javier Marisca me ha citado en su despacho mañana. Le voy a a llevar un guión nuevo que tengo sobre un profesor atractivo de arqueología que se embarca en trepidantes aventuras por el mundo buscando tesoros perdidos de antiguas civilizaciones. Creo que es algo muy nuevo y refrescante. A ver qué me dice. Qué nervios...

ps. para la chica de la peli tengo en mente, claro está, a Leonor Goodwatling.

Ciudadano B dijo...

Coincido en Leonor Goodwatling y el Lambrusco. Añado el Neobrufén y los días de lluvia. Tengo que suprimir de mi "megafán-list" los arañazos de gata... excepto si la gata sabe hablar.

En cuanto al fotomatón... siempre le vi nombre de psicópata asesino. Sus vecinos lo tendrían como un tío algo raro, tímido, asocial y tendría el tendedero del patio de luces lleno de fotos secándose.

Tu amigo Ano-nimo ha tenido una idea original. A mí hace unos días se me ocurrió una paranoia sobre una lucha entre el bien y el mal en plan espacial, el malo sería un tío con casco negro... y pelearían con unas espadas como tubos fluorescentes... Estructuré la historia en seis partes y decidí empezar por la cuarta... Pero al final lo dejé... no tenía futuro. Sería una historia aburrida... y necesitaría mucho presupuesto para hacerla medianamente entretenida.

Se me ha ido la olla, lo siento. Esto de cumplir años lo llevo fatal.

Saludos.

A.B.

JUAN EME dijo...

Lo de ser fan de la Watling lo estoy dejando, pero es un vicio incurable. admiro esas ojeras, ahora todavía más marcadas por la preñez y la maternidad. hace unos años escribí un guión con un papel pensado para ella, incluso le envié un extracto. hace tiempo que duerme el sueño de los justos, quizá sea mejor así.trataba de un bebé escocés criado por los monos en la selva africana. se hacía mayor y se liaba con una tal jane, y sobre un elefante, sumido en un repetitivo éxtasis, gritaba : ankawa. la peli terminaba con un actor anciano con alzheimer que exclamaba AAAAIIIIIIEEEEEE!!! en una silla de ruedas. Tremendo, irrealizable.