viernes, 9 de enero de 2009

nievenievenieve.


Me encanta levantarme muy temprano y desayunar en el bar de la calle paralela a la mía. A mi derecha en la barra se sienta un hombre de unos cincuenta años, y pide un café con leche y tres churros. A la izquierda una mujer rubia, Cola Cao y tortilla francesa. Igual que mi madre cuando fumaba, sujeto el cigarro con la mano derecha mientras remuevo el azúcar.

Desde que soy una triste desempleada, pasear toda la mañana y hacer fotos tiene más sentido que nunca.

(Madeleine Peyroux - You're gonna make me lonesome when you go)

4 comentarios:

Gromit dijo...

Mmm...
Curioso...
Mientras sigan siendo fotos tan bonitas como esas, con la nieve como estrella invitada, todo genial...
=)

Lara dijo...

Yo he hecho lo mismo, aunque las clases me han impedido salir pronto. Retratar esa nieve cámara en mano ha hecho de este día increiblemente especial.

Preciosas fotos*

Anónimo dijo...

Los parados desayunan en casa. O no desayunan.

L.C. dijo...

Al menos ese día seguro que te mereció la pena lo de salir a echar fotos, porque estaba Madrid....Aaaaains....

Por cierto, Cola cao con tortilla? Se ha quejado mi estómago y todo, qué mezca tan rara...:S